Un Madrid sin Cristiano

0

CARLOS SIERRA @sierracharly

Es cierto. Parecía que nunca iba a suceder pero se ha hecho realidad. El jugador que ha liderado una época en el club blanco abandona el Bernabéu entre una división de opiniones. No ha habido un movimiento gigantesco para impedir su marcha, como él quizá hubiera deseado. Pero tampoco lo esperaba a tenor del clima contradictorio que existe entorno a su figura. Siempre ha habido una corriente en contra del portugués en el Madrid, hecha voz y cuerpo en determinadas fases de los partidos en casa y de forma más cruenta en los momentos bajos, que han existido, de Cristiano. Incluso los que siempre aplaudieron no ven con malos ojos su fin de etapa, ya que si bien ha remado en los éxitos, se intuía un comienzo de cuesta abajo en sus prestaciones. Lleva tiempo dosificando esfuerzos para estar a tope cuando el Sol más calienta, y la nueva sangre iba apareciendo de manera poco disimulada dentro y fuera de la plantilla. Porque a Ronaldo le sustituirá un “top-class”, más joven y con una etiqueta adherida para ser el nuevo jefe de sala.

Nadie, ni el que escribe, le va a quitar una coma a su dilatada trayectoria, ni a sus logros, aunque es obvio que es algo que más pronto que tarde sucedería. Pocos podrían imaginar a Cristiano retirado en el Madrid, ya que su espíritu competitivo no invita precisamente a que admita minutos de banquillo o comprobar cómo otro reina en su lugar. Es cuestión de ego y de estrellato. Son códigos a los que se acogen los que más brillo sacan a sus números, los que más trofeos logran, y los que más reconocimiento social obtienen. Y aparte de la eterna pregunta sobre el liderazgo del fútbol mundial, que sólo parece detenerse en Messi y Ronaldo, estamos ante un jugador que ha marcado una época y ha ayudado a cambiar, no necesariamente para el bien absoluto, las condiciones mercantilistas, de marketing y de imagen del fútbol.

¿Qué le espera en Turín? Presumiblemente un fútbol menos amistoso con sus cualidades, defensas más férreas y rivales que no querrán que venga alguien nuevo a arrebatar el trozo de pastel mediático. En la Juve jugarán para él pero de un modo distinto. Seguro que para los juventinos es una oportunidad difícil de contestar, al poder conseguir a uno de los mejores a un precio poco imaginable.

¿Qué pasará en Madrid? Pues que un nuevo jugador llenará su vacío, aunque para este papel se necesita tener unas aptitudes especiales. Veremos.

Comparte