El Invierno del Oviedo

0

Carlos Sierra – @sierracharly

Con el parón invernal se puede hacer un análisis en perspectiva de la temporada y los objetivos a conseguir, algo que ya están haciendo los del sillón de mando en todos los equipos, que necesitarán mover ficha para conseguir, replantear o reforzar los planes marcados. Analizamos en este contexto al Real Oviedo:

El infortunio en forma de lesión fue martilleando el comienzo de temporada del conjunto azul. Anquela se vio obligado a remover el equipo en busca de su mejor puesta en escena. Finalmente se ha impuesto la idea de tres defensas en línea con un marcado carácter defensivo junto a dos carrileros de amplio recorrido, un sistema en el que claramente se han visto favorecidos Mossa y Johannesson, cuyas características se adaptan perfectamente a lo que se pide. Mejora notablemente Forlín encajado en el centro de la defensa, mientras que Carlos Hernández y Christian Fernández se encuentran cómodos viviendo en los vértices del área propia. En la medular Rocha ha dado un paso adelante en los últimos partidos, haciendo suplente al teórico titular Mariga, al que las lesiones no le han permitido afianzarse en el equipo.

Un descubrimiento para muchos ha sido Folch, un experimentado jugador con escaso bagaje en el fútbol profesional, que se ha mostrado como un mediocentro generoso en el esfuerzo y hábil en el robo de balón. Por los costados viene la inyección de peligro, con la firma de Aarón Ñiguez y Saúl Berjón, que demuestra que con las piernas frescas y la mente clara es uno de los grandes referentes de la categoría. En el ataque la sorpresa agradable ha venido con el momento de forma de Linares, que lejos de sellar la prejubilación que en una parte de la afición se apuntaba, ha remontado el pulso con el gol y la entrega solidaria. La baja de Toché no se ha visto reflejada en el campo y ha coincidido con el ascenso del equipo en la clasificación. Con la vuelta del murciano en unas semanas el frente ofensivo estará dotado de una buena armadura.

En paralelo hay ciertos detalles que no se escapan al oviedismo. Pucko, llamado a ser el puñal por la banda derecha, no ha convencido a Anquela y su futuro próximo parece lejos del Tartiere. Yeboah pasó por una situación similar. Según se interpreta de las palabras del técnico, su ausencia vino motivada por un escaso compromiso colectivo. En cuanto el ghanés se ha dado cuenta de dónde está y lo que se pide, ha cosechado un puñado de buenos partidos. Las actuaciones erráticas de Valentini, que arrancó la temporada de titular, también le han posicionado al margen del “once”.

En estos meses se abrió un debate sobre la conveniencia de sustituir a Juan Carlos en favor de Alfonso Herrero. El guardameta mallorquín nunca ha estado en perfecta sintonía con la grada. Su irregular rendimiento al que se le suma el constante murmullo han provocado el cambio. La irrupción del toledano ha causado un gran impacto, concediendo un solo gol y manteniendo al equipo invicto.

Con el último sprint los objetivos de temporada se mantienen intactos, quedando a un escaso margen del ascenso directo y durmiendo estas Navidades en el tercer puesto. Aparte de los retoques, que vendrían fundamentalmente a compensar las posibles salidas, se espera la plena reincorporación en las alineaciones y convocatorias de Hidi y Verdés, titulares hasta sus lesiones de consideración. Y con mayor amplitud de miras aguarda Fabbrini, sobre el que se construyó este equipo y cuyo liderazgo apenas duró cuatro entrenamientos. El italiano apura los plazos de recuperación y presumiblemente estará para ayudar en el tramo más exigente de la competición.

 

 

Comparte